The Proposal (La proposición) #TwitterFiction

16/3/14

¡Muy buenos días a todos!

A los que estuvisteis ayer pendientes de Twitter, supongo que leeríais el #TwitterFiction que publicó nuestra querida autora a lo largo de una hora, donde nos regaló la proposición de matrimonio de cierto personaje a su amada.

¿Queréis leerla de nuevo?

¡Pues aquí os la dejo!

¡Que la disfrutéis!

The delicate looking princess cut engagement ring was warm as it rested in my palm. It weighed nothing, but my hand shook. Hell, my hand shook so badly that I barked out a dry laugh that cracked like thunder as I stood in my childhood bathroom. I'd never been this nervous before. Jesus. I should've taken out stock in the brand of deodorant I used. It was crazy. This whole thing was insane. A year ago I never would've thought I'd be minutes from getting down on one knee like one of those guys in those corny ass jewelry commercials. Never thought that would be me, but there was a knot in my throat the size of a soccer ball, & the nervous energy was part excitement, part dread, b/c she could always say no. And that would be seven circles of hell kind of awkward with my whole family downstairs. How many circles of hell were there? Wait. Dammit. Why was I even thinking about that right now? Dragging my gaze to the mirror over the sink, I looked like I was seconds from walking off a cliff. Would she think this was too soon? I knew she loved me. No doubt in my mind. And there was no woman on this Earth I loved more than her. There. I felt it. The skip of my heart. The dip in my gut. I was in deep when it came to her. Always had been. That was never going to change. She was & would always be my everything. This was the right thing to do. I'd just wished I had more to give her. A romantic dinner. Maybe one of those flash mobs. Actually, she would probably hide under a table if a flash mob was involved. I started to put the ring back in the velvet box, but on second thought, said WTH & tossed the box aside & slipped the baby into the pocket of my jeans. Then I got down to making myself look somewhat presentable. Scrubbed my face. Brushed teeth. Shoved my fingers through my hair. Grabbed for the floss & realized I was procrastinating like a mofo. I'd told her I'd be gone for a few minutes. That was fifteen minutes ago. Okay. More like twenty minutes. It was like a fell into a black hole up here. I needed to downstairs before someone sent a search party. That was the last thing I needed. My nerves were already shot. My heart pounded, louder than my booted footsteps as I headed down the hall. Stopping at the top of the steps I closed my eyes. Get it together. This was only the biggest question I'd ever ask anyone in my life. Yeah, that thought didn't help whatsoever. I just needed to stop thinking. I also needed to walk down these steps. A cupcake would also be really good about now. Maybe even a cookie. Okay. I needed to also stop thinking about food. Those steps was the shortest damn steps I'd ever walked. In seconds, I was down in the foyer, standing there like an idiot with my hand pressed against the pocket of my jeans. My mouth was dry. I might be having a heart attack Everything was cool. Laughter floated out from the living room. Someone shouted something about balls. My father? Probably. How appropriate. I needed to find mine. It wasn't like my family or my best friend didn't know I'd been planning to do this. But they had no idea it would happen tonight. On Christmas. Which was admittedly cheesy. That's what love did. Made me into a complete cheese ball. If I started crying I'd probably punch myself in the throat. Time to get these feet moving. Now or never. Do or die. Blah. Blah. My feet moved like I was knee deep in wet sand. The twinkling lights from the massive, Lampoon size Christmas Tree led the way My parents got a little crazy with Christmas. Looked like Christmas threw up on the house. I might actually hurl. That would be romantic. Very sexy.

I stopped just at the threshold of the living room, my eyes finding her immediately & there it was again. The punched in the chest feeling. Weak in the freaking knees. I hadn't said a word, but she turned from where she sat beside my sister, as if we were connected & she knew I was there. Our gazes locked. And in that moment, when her lips curved up at the corners, I heard nothing. I saw only her. And she was the most beautiful thing I'd ever seen. I'd be the luckiest SOB on the planet to spend the rest of my life with her. Only her.


"You holding up the door, boy?" my father said. I bit back a groan. Way to kill the mood. But I... I couldn't pull my eyes away from her. Mom stood from where she was perched on the arm of dad's chair.


"You okay, honey?" 


"Yeah," I replied, voice hoarse. "Never been better."

And that was the damn truth. Eyes trained on her, I stepped over the long legs of my friend. He said something. I had no clue what it was. Probably something that will make me want to punch him later, because I heard my sister giggle. But my focus was on her, on those pretty eyes. Her smile spread, crinkling her nose. I knew just how many freckles she had on the bridge of her nose. Eight. And a half. She had a couple more in some really interesting places. Places I really didn't need to think about right this moment.Taking a deep breath, I did it. Holy crap balls, I did it.


I got down on one knee in front of her. Like a champ. As I stared in the warmest brown eyes, my sister squealed as she shot from the couch like there were springs under her the moment she recognized what I was doing, before I even reached into my pocket, would stay with me for the rest of my life. She jerked back as her eyes widened, turning glassy with a fine sheen. Her lips moved, silently speaking my name. And that--the movement of just her lips got to me. I was such a Hallmark card right now, but I had no regrets. Silence fell in the room. My dad was even quiet. For once. & the knot in my throat expanded, so when I spoke, it was raspy.

"I planned on doing this a couple of months ago," I told her, feeling my heart trying to climb out of my chest. "Things came up, & I thought I'd have something else big planned, but I cant wait any longer. I don’t want to.” I had to clear my throat. "I don't have a big speech, but you know that I love you, right? That I'm in love with you." With the tips of her fingers pressed against her lips, she nodded as she blinked rapidly. Yeah, she knew. "And I'm always going to be in love you." My voice caught. "You running into me in the hallway was my luckiest day."


"Oh God," she whispered.

"So I'm hoping that you're going to make today my second luckiest day, by saying yes."


“Holy shit,” my dad murmured, and I heard my mother hush him.


"Dad," my sister cried. "Geez. Seriously?"


Laughing, I reached into my pocket, finding the ring & pulling it out. I tugged her left hand away from her mouth. I kissed the top of her hand first, and then I lifted my gaze, meeting hers once again. Her hand shook as bad as mine & her eyes were full of tears. I couldn't move or speak for a moment. Frozen in the moment. And then I found my voice. "Avery Morgansten, would you make me the luckiest guy ever by being my wife?"  There was no hesitation. Not even a second.

"Yes," she said, nodding, & before I could get the ring on her finger, she sprung forward, wrapping her arms around my neck I rocked back, folding my arms around her, and I lost my balance, landing on my ass with her latched onto me. The top of her red head buried against my chest. Someone in the room shouted and clapped. I could hear my mom crying. I reached beside us, gently lifting her cheek. "Shortcake..." My voice trembled, & I didn't care.

"You're going to let me get this ring on you?"

Avery half laughed, half hiccuped as she pulled back, swiping at her cheeks with her palm.
"Yes. Sorry." She extended her left arm, all but shoving her hand at me, and I laughed. Yeah, my vision was blurring. On went the ring. Perfect fit. She clasped my cheeks as she leaned in, resting her forehead against mine. "I love you, Cam. I love you so very much." My eyes drifted shut and I held her tight. So close I could feel her heart beating as fast as mine.


Waiting for Avery was the best thing I'd ever done & now we had the rest of our lives together.
The End.

Traducción


El delicado anillo de compromiso de apariencia de princesa era cálido en mi palma. No pesaba nada, pero mi mano temblaba. Demonios, mi mano temblaba tan fuerte, que solté una carcajada que rugió como un relámpago mientras permanecía en el cuarto de baño de mi infancia. Nunca había estado tan nervioso antes. Jesus. Debería haber dejado sin stock a la marca de desodorante que usaba. Era una locura. Todo este tema era una locura. Hace un año no me habría imaginado que estaría a minutos de ponerme sobre una rodilla como esos tipos en esos anuncios de joyerías tan cursis. Nunca pensé que sería yo, pero el nudo en mi garganta del tamaño de una pelota de fútbol y la energía nerviosa era en parte excitación, en parte temor porque ella siempre podía decir no. Y eso sería como los siete círculos del infierno de incómodo con mi familia al completo abajo. ¿Cuántos círculos tenía el infierno? Espera. Maldita sea. ¿Por qué estaba pensando en eso ahora? Llevando mi mirada al espejo que había encima del lavabo, parecía estar a segundos de saltar por un precipicio. ¿Pensaría ella que era demasiado pronto? Sabía que ella me quería. No tenía ninguna duda. Y no había mujer en este mundo que yo quisiera más que a ella. Ahí. Lo sentía. El salto de mi corazón. La sacudida en mis entrañas. Lo sentía muy dentro en cuanto a lo que se refería a ella. Siempre había sido así. Y nunca iba a cambiar. Ella era y siempre sería mi TODO. Esto era lo correcto. Sólo deseaba poder darle mucho más a ella. Una cena romántica. A lo mejor uno de esos flash mobs. Aunque, realmente ella probablemente se escondería debajo de una mesa si hubiera un flash mob. Estaba poniendo el anillo en su cajita de terciopelo, pero pensándolo mejor, dije ¿Qué demonios? y dejé la caja a un lado, deslizando el anillo en el bolsillo de mis vaqueros. Después me intenté poner presentable. Me lavé la cara, los dientes y me pasé los dedos por el pelo. Fui a coger el hilo dental y me di cuenta de que estaba posponiéndolo como un hijo de p...Le había dicho que estaría fuera unos minutos. Ya habían pasado quince. Bueno. Más bien veinte. Era como caer en un agujero negro. Necesitaba bajar antes de que alguien mandara a una partida de búsqueda. Eso era lo último que necesitaba. Tenía los nervios de punta. Mi corazón latía con fuerta, más alto que el sonido de las pisadas de mis botas mientras bajaba por el pasillo. Parándome en la parte superior de las escaleras, cerré los ojos. Cálmate. Esa iba a ser la única gran pregunta que haría en mi vida a alguien. Sí, ese pensamiento tampoco ayudaba. Sólo necesitaba dejar de pensar. También necesitaba bajar aquellos escalones. na tarta tampoco estaría mal en ese momento. Tal vez una galleta. Bueno. También necesitaba dejar de pensar en comida. Esos escalones fueron los más cortos que había andado en mi vida. En segundos, estaba en el recibidor, de pie como un idiota con la mano apretando el bolsillo de mis vaqueros. Tenía la boca seca. Podía estar teniendo un ataque al corazón. Todo estaba bien. Una risa flotó desde la sala de estar. Alguien gritó algo sobre pelotas. ¿Mi padre? Probablemente. Qué apropiado, necesitaba encontrar las mías. No era como si mi familia y mi mejor amigo no supieran que tenía planeado esto. Sólo que no tenían ni idea de que pasaría esa noche. En Navidad. Lo cual había que admitir que era un poco cursi. Eso es lo que el amor conseguía. Convertirme en una bola cursi. Si empezaba a llorar probablemente me acabaría golpeando a mí mismo en la garganta. Era hora de poner los pies en movimiento. Ahora o nunca. Hacerlo o morir. Blah, blah. Mis pies se movían como si estuvieran enterrados profundamente en arena mojada. Las luces brillantes del enorme Árbol de Navidad me guiaron. Mis padres se volvían un poco locos con la Navidad. Era como si la Navidad hubiera vomitado en la casa. Tal vez debería vomitar. Eso sería muy romántico. Muy sexy.

Me paré justo debajo del umbral de la sala de estar, mis ojos encontrándola inmediatamente y ahí estaba de nuevo. El golpe en el pecho. La debilidad en las malditas rodillas. No dije una palabra, pero ella se dio la vuelta desde donde estaba sentada al lado de mi hermana, como si estuviéramos conectados y ella supiera que yo estaba ahí. Nuestras miradas se encontraron. Y en ese momento, cuando sus labios se curvaron en las comisuras, no oía nada. Sólo la veía a ella. Y era la cosa más bonita que había visto jamás. Sería el hijo de puta más afortunado si pudiera pasar el resto de mi vida con ella. Sólo ella.

"¿Estás sujetando la puerta, hijo?" dijo mi padre. Qué manera de matar el ambiente. Pero yo...Yo no podía quitarle los ojos de encima. Mi madre se levantó del brazo de la silla de mi padre.

"¿Estás bien, cielo?" 

"Si..." respondí, mi voz ronca. "Nunca he estado mejor"

Y esa era la maldita verdad. Con los ojos enfocados en ella, caminé sobre las largas piernas de mi amigo. Él dijo algo. No tengo ni idea de qué. Probablemente algo que me haría querer pegarle después, porque escuché reír a mi hermana. Pero mi atención estaba en ella, en esos ojos hermosos. Su sonrisa se ensanchó, arrugando su nariz. Sabía exactamente cuántas pecas tenía en el puente de su nariz. Ocho y media. Y tenía algunas más en lugares muy interesantes. Lugares en los que no debería pensar en ese momento. 
Respirando profundamente, lo hice. Maldita sea, lo hice.

Hinqué la rodilla delante de ella. Como un campeón. Y mientras miraba esos cálidos ojos marrones, mi hermana chilló algo y se levantó de un salto del sofá como si tuviera muelles en el momento en que se dio cuenta de lo que estaba haciendo, antes de que buscara en mi bolsillo, estaría conmigo el resto de mi vida. Ella se echó hacia atrás con los ojos muy abiertos, poniéndose cristalinos. Sus labios se movieron, diciendo silenciosamente mi nombre. Y eso - ese movimiento de sus labios, me atrapó. Me había convertido en una tarjeta de Hallmark, pero no me arrepentía. El silencio cayó en la habitación. Incluso mi padre estaba callado. Por una vez. Y el nudo de mi garganta se expandió, así que cuando hablé, mi voz sonó áspera.

"Tenía planeado hacer esto hace unos meses" le dije, sintiendo cómo corazón quería salirse del pecho "Pasaron ciertas cosas y pensé que debería planear algo grande, pero no puedo esperar más. No quiero hacerlo" Tuve que aclararme la garganta "No tengo un gran discurso, pero tú sabes que te quiero, ¿verdad? Sabes que estoy enamorado de ti" Ella puso las yemas de sus dedos sobre sus labios, mientras asentía y pestañeaba rápidamente. Sí, lo sabía "Y siempre voy a estar enamorado de ti" me quedé sin voz "El día en que me atropellaste en aquél pasillo fue el día más afortunado de mi vida"

"Oh Dios" susurró.

"Por lo que espero que hoy conviertas éste en el segundo día más afortunado de mi vida, diciendo que sí"

"Joder" murmuró mi padre, y escuché cómo mi madre le mandaba callar.

"Papá" lloriqueó mi hermana "¿En serio?"

Riéndome, busqué en mi bolsillo, encontrando el anillo y sacándolo. Cogí su mano izquierda y la separé de su boca. Besé primero su mano y después alcé la mirada, encontrando la suya una vez más. Su mano temblaba tanto como la mía y tenía los ojos llenos de lágrimas. No pude moverme ni hablar por un momento. Congelado en el momento. Y después encontré mi voz "Avery Morgansten, ¿Me harías el tío más afortunado al convertirte en mi esposa?" No hubo duda. Ni por un sólo segundo.

"Sí" dijo, asintiendo y antes de que pudiera ponerle el anillo en el dedo, saltó hacia delante, enredando sus brazos en mi cuello y caí hacia atrás, abrazándola, perdí el equilibrio y acabé cayendo sobre mi trasero con ella colgando de mí. La parte superior de su cabeza roja estaba enterrada en mi pecho. Alguien en la habitación gritó y aplaudió. Pude escuchar a mi madre llorando. Busqué a nuestro lado, alzando su mejilla "Pastelillo..." mi voz temblaba y no me importó.

"¿Vas a dejar que te ponga el anillo?"

Avery mitad se rió, mitad hipó mientras se echaba hacia atrás, limpiándose las mejillas con la palma de su mano. 

"Sí. Lo siento" Extendió su brazo izquierdo, empujando su mano hacia mí y me reí. Sí, mi vista se estaba nublando. Le puse el anillo. Le quedaba perfecto. Ella puso sus manos sobre mis mejillas y se echó hacia delante, posando su frente sobre la mía "Te quiero, Cam. Te quiero muchísimo" Mis ojos se cerraron y la sostuve con fuerza. Tan fuerte que pude sentir su corazón latiendo tan rápido como el mío.

Esperar a Avery fue la mejor cosa que he hecho y ahora viviríamos el resto de nuestras vidas juntos.


Yyyyyyyyyyyyyyy Bella muere de amor por Cam una vez más...

¿Cuántas veces puede enamorarme Cam?

Ay, Dios...


En fin, espero que hayáis disfrutado del #TwitterFiction y de su traducción (siento si no es perfecta, como siempre)


Saludos,





Traducción y artículo por Bella Carstairs, Saga Lux Spain
Fuente: Jennifer L. Armentrout

5 comentarios :

  1. Ay! Cam, jkbdjsfdj es tan lindo :') me encanta!!!! Ahoooora si está es la proposicion, cual sera el GRAN acontecimiento que sucedera entre Avery&Cam en los proximos libros de la serie Wait for you? No es que me queje jajajaaj Nunca tendre suficiente de estos personajes.
    Saludos Bella

    ResponderEliminar
  2. Ay Dios mio!!!!! Estoy deseando leer más cosas como esta!!!!!
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias por traducirla!!!! Cam te amo!! hahaah

    ResponderEliminar
  4. awwwwww Cam es un amor <3 tan lindo
    Gracias por la traducción!

    ResponderEliminar
  5. Hayy muero de amor por cam!!! Es jodidamente el tio mas perfecto en la faz de la tierra!!!!!
    Tiene que haber un libro 7 que trate de su boda y como escribe de genial nuestra escritora de la noche de boda tambien 💜❤

    ResponderEliminar