Primer capítulo de #Origin traducido al español!!!

19/8/13



El viernes JLA compartió con todos nosotros el primer capítulo de Origin, que saldrá a la venta en inglés el 27 de Agosto, y que tenéis disponible para leer en inglés AQUI
Hoy os traigo mi traducción del mismo, esperando que os guste y agradeciéndoos una vez más que me sigáis y que visitéis el blog y el twitter.MIL GRACIAS!!!

Así pues, sin más dilación...os dejo el capítulo 1 de Origin traducido!!!

CAPÍTULO 1

KATY


Estaba ardiendo de nuevo. Era peor que cuando me puse enferma a causa de la mutación o cuando me rociaron la cara con onyx. Las células mutadas de mi cuerpo rebotaban por mi cuerpo como si estuvieran intentando desgarrar mi piel para abrirse camino. Tal vez lo estaban haciendo. Me sentía como si estuviera abierta en canal. Sentía mis mejillas húmedas.
Eran lágrimas, me di cuenta lentamente.
Lágrimas de dolor y de ira - una furia tan potente que sabía a sangre en mi garganta. Tal vez fuera realmente sangre. Tal vez me estaba ahogando en mi propia sangre.
Mis recuerdos de después de que las puertas se sellaran eran borrosos. Las palabras de despedida de Daemon me asaltaban cada vez que estaba despierta. Te quiero Kat. Siempre te he querido. Siempre te querré. Se produjo un sonido sibilante cuando las puertas se cerraron y me quedé sola con los Arum.
Creo que intentaron devorarme.
Todo se había vuelto negro, y entonces me desperté en este mundo donde dolía hasta respirar. Recordar su voz, sus palabras, calmaban algo el tormento. Pero entonces recordé la sonrisa de despedida de Blake mientras sostenía el collar de Ópalo - mi collar de Ópalo; el que Daemon me dio antes de que las sirenas se apagaran y las puertas comenzaran a bajar - y mi ira se extendió. Me habían atrapado y no sabía si Daemon había conseguido escapar con el resto.
No sabía nada.
Forzándome a abrir los ojos, pestañeé debido a las penetrantes luces que brillaban por encima de mi. Durante un momento, no pude ver nada alrededor de la luz brillante. Todo tenía un aura. Cuando todo se aclaró, vi un techo blanco detrás de las luces.
"Bien. Estás despierta"
Un horror helado inundó mis venas. Tenía bandas de onyx alrededor de mi cuello, mis muñecas, y tobillos, sosteniéndome. El pánico fluyó, apoderándose del aire de mis pulmones. Pensé en todos los moratones que Dawson había visto alrededor del cuello de Beth. Un estremecimiento de repugnancia y miedo me atravesó.
El sonido de pisadas se acercó, y una cara, que se inclinó hacia los lados, apareció ante mi, bloqueando la luz. Era un hombre mayor, seguramente en los últimos años de su cuarentena, con su pelo oscuro tiñéndose de gris. Vestía un uniforme militar verde oscuro. Tenía una gran cantidad de broches de colores y un águila sobre su pecho izquierdo. Incluso en mi dolor y confusión, sabía que este hombre era importante.
"¿Cómo te sientes?" preguntó con una voz suave.
Pestañeé lentamente, preguntándome si podía estar hablando en serio.
"Todo...todo duele" grazné.
"Son las bandas, pero supongo que ya lo sabes" Hizo señas a algo o alguien que estaba detrás de él "Tuvimos que tomar medidas de precaución cuando te trasladamos"
¿Trasladarme? El latido de mi corazón se incrementó mientras le observaba ¿Dónde demonios estaba? ¿Seguía en Mount Weather?
"Soy el Sargento Jason Dasher. Voy a soltarte para que podamos hablar y puedas mirar. ¿Ves esos puntos oscuros en el techo?"preguntó. Mi mirada siguió la suya, y luego vi las manchas casi invisibles. "Es una combinación de onyx y diamante. Sabes lo que hace el onyx, y si luchas, esta habitación se llenará de ello. Cualquier resistencia que demuestres no te ayudará aquí"
¿En la habitación entera? En Mount Weather, sólo fue una ráfaga en mi cara. No un interminable torrente de él.
"¿Sabías que los diamantes tienen el mayor índice de refracción de luz? Aunque no producen los mismos efectos dolorosos del onyx, en grandes cantidades, y cuando se utiliza onyx, tiene la capacidad de drenar a los Luxen, dejándolos incapaces de alimentarse de la Fuente. Tendrá el mismo efecto en ti"
Bueno era saberlo.
"La habitación está equipada con onyx como una medida de seguridad" continuó, sus ojos marrones oscuros enfocados en mi de nuevo "En caso de que de alguna forma seas capaz de recurrir a la Fuente o atacar a algún miembro de mi equipo. Con los híbridos nunca sabemos cuál es la extensión de vuestras habilidades"
En aquél momento no creía que fuera capaz de sentarme sin ayuda, así que aún menos ponerme en plan ninja con alguien.
"¿Lo entiendes?" alzó la barbilla mientras esperaba que le respondiera "No queremos hacerte daño, pero te neutralizaremos si supones una amenaza. ¿Lo entiendes, Katy?"
No quería responder, pero quería que me quitaran las malditas bandas "Sí"
"Muy bien" Sonrió, pero era una sonrisa practicada y no muy amigable. "No queremos que sufras. No es de lo que trata el Daedalus. Está lejos de lo que somos. Tal vez no lo creas ahora, pero esperamos que algún día entiendas qué somos en realidad. La verdad detrás de quiénes somos y quiénes son los Luxen"
"Un poco difícil...creerlo ahora mismo"
El Sargento Dasher entendió que era justo y entonces alcanzó algo debajo de la mesa fría. Sonó un click y las bandas se retiraron, deslizándose fuera de mi cuello y tobillos.
Dejando escapar un suspiro trémulo, levanté lentamente mi brazo tembloroso. Partes de mi cuerpo se sentían hipersensibles y otras estaban insensibles.
Puso una mano en mi brazo y me encogí "No voy a hacerte daño" dijo "Sólo quiero ayudarte a sentarte"
Sabiendo que no tenía mucho control sobre mis extremidades, no estaba en condiciones de protestar. El Sargento me puso recta en unos segundos. Me agarré a los bordes de la mesa para mantenerme estable mientras respiraba varias veces. Mi cabeza colgaba de mi cuello como un fideo, y mi cabello se deslizó por mis hombros, protegiéndome de la habitación por un momento.
"Probablemente te sentirás algo mareada. Se te pasará"
Cuando alcé mi cabeza, había un hombre calvo bajito, vestido con una bata blanca de laboratorio de pie en frente de una puerta negra que brillaba tanto que reflejaba la habitación. Sostenía un vaso de papel en una mano y lo que parecía un instrumento para medir la tensión manualmente en la otra.
Lentamente, mis ojos viajaron por la habitación. Se parecía a un despacho extraño de un médico, equipado con mesas pequeñas llenas de instrumentos, vitrinas y mangueras negras en las paredes.
Cuando el Sargento le hizo una señal, el hombre de la bata se acercó a la mesa y acercó con cuidado el vaso a mi boca. Bebí con avidez. La frescura calmó mi garganta reseca, pero bebí tan rápido que acabé tosiendo con fuerza, lo cual fue doloroso.
"Soy el Dr. Roth, uno de los médicos de la base" Dejó el vaso a un lado y buscó dentro de su chaqueta, sacando un estetoscopio "Sólo voy a escuchar tu corazón, ¿vale? Y después voy a tomarte la tensión"
Salté un poco cuando apretó el frío instrumento sobre mi piel.
Después lo puso en mi espalda "Respira profundamente" Cuando lo hice, repitió sus instrucciones "Muy bien. Extiende tu brazo"
Lo hice y me percaté inmediatamente del círculo rojo alrededor de mi muñeca. Había otro en mi otra mano. Tragando con fuerza, miré a otro lado, a segundos de ponerme en modo frenético, especialmente cuando mis ojos se encontraron con los del Sargento. No eran hostiles, pero aquellos ojos eran los de un extraño. Estaba totalmente sola - con extraños que sólo conocían lo que era y que me habían capturado con un propósito.
Mi tensión arterial tenía que estar por las nubes, dado que mi pulso latía con fuerza y la presión en mi pecho no podía ser una buena señal. A medida que la presión bajó un poco, respiré profundamente varias veces y después pregunté "¿Dónde estoy?"
El Sargento Dasher unió sus manos en su espalda "Estás en Nevada"
Me le quedé mirando, y miré las paredes - todas blancas a excepción de aquellos puntos negros que las rellaban "¿Nevada? Eso está...está al otro lado del país. En una zona horaria diferente"
Silencio.
Entonces caí en la cuenta. Una risa estrangulada se me escapó "¿El Área 51?"
Más silencio, como si no pudieran confirmar que existía tal lugar. La maldita Área 51. No sabía si debía reír o llorar.
El Dr. Roth soltó la banda "Tu presión está algo alta, pero era de esperar. Me gustaría hacer un examen más intensivo"
Visiones de sondas y toda clase de cosas horribles surcaron mi cerebro. Me deslicé rápidamente de la mesa, apartándome de los hombres, mis piernas apenas sosteniendo mi peso "No. No podéis hacerlo. No podéis-"
"Sí podemos" me interrumpió el Sargento Dasher "Bajo la Ley Patriótica, estamos capacitados para atrapar, reubicar y arrestar a cualquiera, humano o no humano, que suponga una amenaza para la seguridad de la Nación"
"¿Qué?" Di con las espalda contra la pared "No soy una terrorista"
"Pero eres una amenaza" respondió "Esperamos cambiar eso, pero como puedes ver, tu derecho de libertad desapareció en el momento en que fuiste mutada"
Mis piernas no pudieron más, y me deslicé hacia abajo por la pared, sentándome "No puedo..." Mi cerebro no quería procesar nada de aquello "Mi madre..."
El Sargento no dijo nada.
Mi madre...Oh, Dios mío, mi madre tenía que estar volviéndose loca. Debía de estar aterrada y devastada. Nunca superaría esto.
Apreté mis manos contra mi frente, y cerré los ojos "Esto no está bien"
"¿Qué pensabas que pasaría?" preguntó Dasher.
Abrí los ojos, mi respiración en cortos jadeos.
"Cuando te infiltras en un emplazamiento del gobierno, ¿pensabas que podrías salir como si nada y que todo estaría bien? ¿Que tus acciones no tendrían consecuencias?" Se inclinó delante de  mi "O que un grupo de niños, aliens o híbridos, podrían llegar tan lejos como lo habéis hecho sin que nos enterásemos?"
Mi cuerpo emanaba frialdad. Buena pregunta. ¿En qué estabamos pensando? Suponíamos que podía ser una trampa. Me había preparado para ello, pero no podíamos salir de allí y dejar a Beth pudriéndose en aquél lugar. Ninguno de nosotros podría haber hecho eso.
Miré al hombre "¿Qué les ha pasado...a los otros?"
"Han escapado"
El alivio me atravesó. Al menos Daemon no estaba atrapado en algún lugar. Aquello me dio algo de tranquilidad.
"Sólo necesitábamos atrapar a uno de vosotros, para ser honesto. Tú o el que te mutó. Teneros a uno de vosotros, hará que salga el otro" hizo una pausa "Ahora mismo, Daemon Black ha desaparecido de nuestro radar, pero imaginamos que  no será por mucho tiempo. Hemos aprendido gracias a nuestros estudios, que la conexión entre un Luxen y la persona a la que muta es muy intensa, especialmente entre un hombre y una mujer. Y a partir de nuestras observaciones, vosotros estáis extremadamente...unidos"
Sí, mi alivio se estrelló y ardió con fiereza, y el miedo me atrapó. No tenía sentido pretender que no sabía de lo que estaba hablando, pero nunca confirmaría que fue Daemon. Nunca.
"Sé que estás preocupada y furiosa"
"Sí, estoy sintiendo ambas cosas con fuerza"
"Es comprensible. No somos tan malos como piensas que somos, Katy. Teníamos el derecho a utilizar métodos letales cuando te atrapamos. Podríamos haber cogido a tus amigos. Pero no lo hicimos" Se levantó, uniendo sus manos nuevamente "Ya verás cómo nosotros no somos el enemigo aquí"
¿Que no eran el enemigo? Ellos eran el enemigo - una amenaza aún mayor que todos los Arum - porque ellos tenían al gobierno entero respaldándoles. Porque podían coger gente y apartarlas de todo - su familia, sus amigos, su vida al completo - y seguir adelante.
Estaba realmente jodida.
La situación me sobrepasó, y perdí completamente el férreo control que mantenía sobre mí. Un terror extremo me recorrió, convirtiéndose en pánico, creando una mezcla de emociones horribles alimentadas por la adrenalina. El instinto tomó el mando - del tipo que no había nacido conmigo pero que se había creado al convertirme en lo que era cuando Daemon me curó.
Me alcé sobre mis pies. Mis músculos doloridos gritaron en protesta, y me mareé por el repentino movimiento, pero me mantuve en pie. El doctor se movió hacia un lado, su cara palideciendo mientras intentaba alcanzar la pared. El Sargento apenas pestañeó. No estaba preocupado por mi atrevimiento.
Llamar la Fuente debería haber sido fácil, considerando todas las emociones violentas que danzaban en mi interior, pero no hubo descarga - del tipo que sientes cuando estás en lo más alto de una montaña rusa - o ni siquiera una sensación de electricidad estática sobre mi piel.
No había nada.
A través de la neblina de horror y pánico que inundaba mis pensamientos, un poco de realidad penetró, y recordé que no podía usar la Fuente allí.
"¿Doctor?" dijo el Sargento.
Necesitaba un arma, por lo que le rodeé y me encaminé hacia la mesa llena de pequeños instrumentos. No sabía que habría si podía salir de aquella habitación. La puerta podría estar cerrada. No podía pensar en ese momento. Simplemente necesitaba salir de allí. Ahora.
Antes de que pudiera alcanzar la bandeja, el doctor presionó su mano contra la pared. Un horrible, pero familiar sonido de aire escapándose en pequeñas ráfagas lo siguió. No hubo más advertencia. Ningún olor. Ningún cambio en la consistencia del aire.
Pero aquellos puntos pequeños en el techo y las paredes estaban liberando el onyx y no había escapatoria. El horror me ahogó. La respiración que tomé fue cortada por el dolor rojo y ardiente que me atravesó la cabeza y bajó por todo mi cuerpo. Como si hubiera sido empapada en gasolina y hubiera prendido en llamas, el fuego barría mi piel. Mis piernas dejaron de sostenerme y mis rodillas golpearon el suelo. El aire lleno de onyx rasgó mi garganta y me abrasó los pulmones.
Me hice una bola, mis dedos arañando el suelo mientras mi boca se abría en un grito silencioso. Mi cuerpo convulsionó sin control a medida que el onyx invadía cada célula. No tenía fin. No había esperanza en que el fuego se extinguiera gracias al rápido ingenio de Daemon, y en silencio le llamé, una y otra vez, pero no hubo respuesta.
No había ni habría nada más que dolor.

DAEMON

Treinta y una horas, cuarenta y dos minutos y veinte segundos habían pasado desde que las puertas se cerraron y me separaron de Kat. Treinta y una horas, cuarenta y dos minutos y diez segundos desde la última vez que la vi. Por treinta y una horas y cuarenta y un minutos, Kat había estado en las manos del Daedalus.
Cada segundo, cada minuto y cada hora que había pasado me estaba volviendo jodidamente loco.
Me habían encerrado en una casa con una sola habitación, lo cual era más una cella adornada con todo aquello que cabrearía a un Luxen, pero aquello no me había detenido. Hice saltar por los aires la puerta y mandé a los Luxen que me vigilaban a otra maldita galaxia. Una ira penetrante surgió de mi, bañándome por dentro con ácido a medida que salía corriendo, volando y dejando atrás el conjunto de casas, evitando el grupo de hogares, y encaminándome directamente hacia los árboles que rodeaban la colonia Luxen que se escondía bajo las sombras de Seneca Rocks. A mitad de camino, vi una figura borrosa blanca aparecer delante de mi.
¿Iban a intentar detenerme? Sí, eso no iba a suceder.
Me detuve, patinando, y la luz pasó zumbando y dio media vuelta. Con forma humana, se paró directamente delante de mi, tan brillante que el Luxen iluminaba los árboles a oscuras que tenía detrás de él.
Estamos intentando protegerte, Daemon.
Justo lo que habían pensado Dawson y Matthew cuando me golpearon en Mount Weather y me encerraron para protegerme. Oh, iba a golpear a aquellos dos con un hueso de tamaño nuclear.
No queremos hacerte daño.
"Es una pena" crují mi cuello. Detrás de mí, se estaban reuniendo unos cuantos "Yo no tengo ningún problema en haceros daño"
El Luxen que tenía delante extendió los brazos. No tiene por qué ser de esta forma.
No había otra manera. Abandonar mi forma humana fue como quitarme una ropa muy ajustada. Un tinte rojo fluyó por la hierba como la sangre. Acabemos con esto.
Ninguno de ellos dudó un momento.
Ni yo lo hice tampoco.
Los Luxen se lanzaron hacia delante, un borrón de extremidades brillantes. Me deslicé por debajo de sus brazos, saltando detrás de él. Le cogí de los brazos y le di una patada en la espalda. No pasó mucho tiempo entre que me deshice de él y otro ocupó su lugar. 
Haciéndome a un lado, esquivé al que se lanzaba hacia mí y me agaché, esquivando por poco un pie con mi nombre en él. Agradecí aquello - el acto físico de la lucha. Saqué toda la furia y la frustración en cada puñetazo y golpe, deshaciéndome de tres más de ellos.
Un rayo de luz surgió de las sombras, directo hacia mi. Tirándome al suelo, golpeé la tierra con un puño. La tierra voló por los aires y un terremoto agitó el suelo, cogiendo a los Luxen y haciendo que saltaran por los aires. Salté y le zarandeé con fuerza, una intensa luz surgió de mi, haciendo que la noche se convirtiera en día por un breve instante.
Girando, le lancé como un disco.
Golpeó contra un árbol y cayó al suelo, pero se levantó rápidamente sobre sus pies. Cargando de nuevo hacia delante, una luz azulada le seguía como la estela de un cometa. Lanzándome lo que parecía ser una enorme bola de energía nuclear, dejó escapar un rugido inhumano.
Oh, ¿quería jugar así?
Me hice a un lado; el rayo de luz siseó mientras pasaba de largo zumbando. Alimentándome de la Fuente, me eché hacia atrás, dejando que la energía saliera disparada. Di una fuerte patada con mi pie, creando un cráter y una nueva onda expansiva que golpeó al otro Luxen, haciendo que perdiera la estabilidad. Lancé mi brazo y dejé que ir a la Fuente. Voló desde mi mano como una bala, y le golpeó en el pecho.
Cayó, vivo pero muy nervioso.
"¿Qué es lo que crees que estás haciendo, Daemon?"
Ante el sonido de la voz de Ethan Smith, me di la vuelta. El anciano, en su forma humana, estaba de pie a unos metros de los caídos. Mi cuerpo se agitó con el poder que aún no había utilizado. No deberíais haber intentado pararme. Ninguno de vosotros debería haber intentado detenerme.
Ethan unió sus manos delante de él "No deberías poner en riesgo a la comunidad por una chica humana"
Había una posibilidad de que le fuera a atacar próximamente.
Ella no es algo que vaya a discutir contigo.
"Somos tu raza, Daemon" Dio un paso adelante "Necesitas estar con nosotros. Ir detrás de esta humana sólo-"
Lanzando mi mano, cogí del cuello al Luxen que estaba acercándose sigilosamente a mi. Dándome la vuelta para enfrentarle, ambos tomamos nuestra forma humana. Sus ojos estaban llenos de terror "¿En serio?" gruñí.
"Mierda" murmuró.
Alzándole en el aire, le golpeé después al estúpido contra el suelo. Tierra y rocas salieron volando por el aire a medida que me enderezaba, volviendo mi mirada a Ethan.
El anciano palideció "Estás luchando contra los de tu propia raza, Daemon. Es imperdonable"
"No estoy rogando vuestro perdón. No estoy pidiendo nada"
"Serás desterrado" me amenazó.
"¿Sabes qué?" Me eché hacia atrás, manteniendo la mirada en el Luxen que estaba en el suelo y que había empezado a moverse "No me importa"
La ira surgió de Ethan, y la calmada y dócil expresión se desvaneció "¿Crees que no sé lo que le hiciste a esa chica? ¿Lo que le hizo tu hermano a la otra? Ambos os habéis buscado esto. Esto es por lo que no nos mezclamos con ellos. Los humanos no traen más que problemas. Vas a causar problemas, y ellos nos empezarán a observar más de cerca. No necesitamos eso, Daemon. Estás arriesgando mucho por una humana"
"Este es su planeta"Dije, sorprendiéndome a mi mismo por aquella declaración, pero era cierto. Kat lo había dicho antes, y repetí sus palabras "Aquí somos los invitados, tío"
Los ojos de Ethan se estrecharon "Por ahora"
Incliné la cabeza hacia un lado ante esas dos palabras. No había que ser un genio para entender que aquello era una amenaza, pero en aquél momento, no era mi prioridad. Kat lo era. "No me sigáis"
"Daemon-"
"Lo digo en serio, Ethan. Si tu o algún otro me sigue, no seré tan benévolo como lo he sido"
El anciano hizo una mueca "¿Ella merece todo esto?
Un viento frío recorrió mi columna. Sin el apoyo de la comunidad Luxen, estaría solo, no siendo bienvenido en ninguna de sus colonias. La noticia se difundiría rápido. Ethan se haría cargo de ello. Pero no hubo un momento de duda.
"Sí" dije "Ella merece la pena"
Ethan respiró profundamente "Has terminado aquí"
"Que así sea"
Girándome, atravesé los árboles en dirección a mi casa. Mi cerebro agitado. No tenía ningún plan. Nada concreto, pero sabía que iba a necesitar algunas cosas. Dinero era una de ellas. Un coche. Correr todo el camino hasta Mount Weather no era una opción. Volver a casa iba a ser difícil, porque sabía que Dee y Dawson estarían allí - e intentarían detenerme.
En este punto, me gustaría ver cómo lo intentan.
Pero a medida que subía la colina rocosa y tomaba velocidad, lo que Ethan había dicho oscureció mis ideas. Ambos os habéis buscado esto.¿Lo habíamos hecho? La respuesta era simple y apareció delante de mis ojos. Dawson y yo habíamos puesto a las chicas en peligro al interesarnos por ellas. Ninguno de nosotros habíamos planeado que acabaran heridas o que curarlas las mutaría en algo que no era humano o Luxen, pero conocíamos los riesgos.
Yo conocía los riesgos.
Por eso había hecho todo lo posible por apartar a Katy al principio, llegando a extremos para mantenerla lejos de Dee y de mi. En parte por lo que le había sucedido a Dawson, pero también porque había muchos riesgos. Y aún así traje a Kat hasta mi mundo. La cogí de la mano y prácticamente la escolté dentro de él. Mira lo que le había sucedido por ello.
No tenía que haber pasado de esta forma.
Si alguien tenía que haber sido capturado, si las cosas iban a ir mal en Mount Weather, tendría que haber sido yo. No Kat. Nunca ella.
Maldiciendo, golpeé un trozo de tierra iluminado por la luz de la luna segundos antes de salir del bosque y fui disminuyendo la velocidad sin darme cuenta.
Mis ojos se fijaron en la casa de Kat, y sentí una presión en el pecho.
La casa estaba a oscuras y en silencio, como había estado años antes de que ella se mudara allí. Sin vida, una cáscara oscura y vacía.
Me paré al lado del coche de su madre y dejé escapar el aire de mis pulmones de forma brusca, pero no ayudó en nada con la presión que sentía en el pecho. En la oscuridad, sabía que no me veían, y si el DOD o el Daedalus estuvieran buscándome, podrían cogerme. Sería más fácil para mi.
Si cerraba los ojos, podría ver a Kat saliendo por la puerta principal, llevando aquella maldita camiseta que tenía escrito MI BLOG ES MEJOR QUE TU VLOG, y aquellos shorts...aquellas piernas...
Tío, había sido un gilipollas con ella, pero aún así ella no había retrocedido. Ni por un segundo.
Una luz apareció en mi casa. Un segundo después, la puerta principal se abrió y Dawson apareció allí. La brisa trajo su maldición.
Tenía que decir que Dawson estaba mil veces mejor desde la última vez que le vi. Las sombras oscuras de debajo de sus ojos habían prácticamente desaparecido. Había cogido algo de peso. Antes de que el DOD y el Daedalus le cogieran, había sido casi imposible diferenciarnos, a excepción del pelo, el suyo era más largo y desgreñado. Sí, parecía sentirse mucho mejor. Tenía a Bethany de vuelta.
Sabía que estaba sonando amargo, pero no me importaba.
En el momento en que mis pies tocaron los escalones, un estremecimiento salió de mi, rompiendo el cemento de los escalones y agrietando los maderos.
La sangre desapareció del rostro de mi hermano mientras daba un paso atrás. Un enfermizo sentimiento de satisfacción surgió dentro de mi "¿No me esperabais tan pronto?"
"Daemon" Dawson golpeó la puerta con su espalda "Sé que estás cabreado"
Otro relámpago de energía salió de mi, golpeando el techo. La madera crujió. Apareció una fisura, dividiéndolo por la mitad. Mi visión se tiñó a la vez que la Fuente me llenaba, volviendo mi mundo blanco "No tienes ni idea, hermano"
"Queríamos mantenerte a salvo hasta saber qué hacer - cómo recuperar a Kat. Eso es todo"
Respiré profundamente, caminando hacia Dawson, mirándole a los ojos "¿Pensasteis que encerrarme en la comunidad era la mejor solución?·
"Nosotros-"
"¿Creísteis que me podríais detener?" El poder surgió de mi, golpeando la puerta detrás de Dawson, sacándola de sus goznes y lanzándola dentro de la casa. "Quemaré el mundo entero para salvarla"



OH DIOS MIO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
SIN PALABRAS ESTOY.
SI COMIENZA ASÍ, NO QUIERO SABER CÓMO VA A SER TODO EL LIBRO...BUENO, SÍ QUIERO SABERLO!!!SOY MASOCA...JEJEJEJEJEJE DIOS, QUÉ GANAS DE LEERLO!!!

Oh...Daemon, mi pobre Daemon...Y Katy?Dios, qué mal lo tiene que estar pasando.
Uf...8 días!!!

Y por cierto, hoy hace dos meses juntos que empecé con esta aventura del Blog!!!OTRO FELIZ CUMPLE MES PARA MI!!!JAJAJAJ GRACIAS POR ESTAR AHI A TODOS!!!

Saludos Luxen, 

Isabella





Artículo escrito por Bella Carstairs.
Traducción por Bella Carstairs.
Si vas a hacer uso de la información, cita la fuente. Gracias!!! ;)

2 comentarios :

  1. Muchas Felicidades por los dos meses!!! :) :)

    El capítulo me tienta mucho, pero como todavía no he leído Opal, no quiero enterarme de algo O.O Y eso que la frase de "mi pobre Daemon" me deja con más ganas, jejeje. De todas formas muchas gracias por tus traducciones :) :) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS!!!
      Bueno, siempre puedes leer Opal en inglés...porque Origin promete ser de infarto!!! y Opal en español, aunque no tiene fecha fija, no saldrá hasta principios de 2014.Yo me lo pensaba...jijijiji Bueno, aun habiéndomelo leído en inglés,yo estoy deseando echarle mano en español...es mucho mejor,claro! Como veas. XDDDDDD

      Eliminar